Graduación de durezas en los lápiceros de grafito

En los primeros lápices de grafito no era posible regular su dureza. El proceso de fabricación utilizado simplemente no lo permitía. Hasta que no se logró regular la dureza, el uso del grafito como material de bellas artes no ofrecía demasiadas posibilidades a los artistas.

Al ser todos los lápices igual de duros no era posible sombrear ni crear efectos de luces y sombras. ¿Por qué no se podía regular su dureza?

Breve historia del lápiz de grafito

Los primeros lápices de grafito fabricados por el hombre vieron la luz a mediados del siglo XVI en Reino Unido. En Inglaterra, cerca de Borrowdale, se había descubierto un gigantesco yacimiento de grafito, un material hasta entonces desconocido. Con este descubrimiento comenzaron a fabricarse los primeros lápices. Tuvieron que pasar casi dos siglos hasta que se descubrió una forma de regular la graduacion de dureza para los lapiceros de grafito.

Lapiz de grafito
Un lápiz de grafito

En aquel entonces, se creyó que era un derivado del plomo y como tal se identificó. De hecho en inglés aún se utiliza la palabra lead (plomo) para referirse a la mina de los lapiceros. El grafito no es plomo, ni un derivado de él, ni tampoco es tóxico. En realidad está compuesto en su mayor parte por átomos de carbono.

Los ingleses comenzaron a fabricar lapiceros y dominaron el mercado del lápiz durante muchos años. Aquellos primeros lapiceros de grafito eran simplemente una mina maciza de grafito serrada a con la forma deseada. Más tarde se comenzo a revestir de madera para incrementar su resistencia a la rotura.

La primera técnica para regular la graduación de dureza de los lápices

A finales del siglo XVIII, el austriaco Josef Hardtmuth inventa una técnica para variar la graducion de dureza de los lápices. En vez de emplear grafito macizo puro, como hicieron los ingleses, se utilizaba una mezcla de polvo de grafito con arcilla.

Gracias a este sistema fue posible regular la dureza del lapicero. Tan sólo era necesario variar la proporción de grafito y arcilla. Esta técnica, es la que se sigue utilizando a dia de hoy. En Wikipedia, puedes consultar una tabla una con las diferentes graduaciones de dureza.

La graduación de dureza de los lápices de grafito

Cuanto mayor sea la proporción de grafito respecto a la de arcilla (también se añade algo de cera) más blanda será la mina del lápiz. La escala comprende 20 durezas. Se utiliza una letra, casi siempre prefijada con un número que indica la mayor o menor dureza del grafito.

Graduación dureza lápices de grafito
Las diferentes graduaciones de dureza de los lápices de grafito

Las durezas blandas se identifican con la letra "B" (del ingles black) mientras que las duras emplean la "H" (hard). Además existe la dureza "F" (Fine) y la "HB" (aproximadamente en la mitad de la escala).

El lápiz más blando de todos es el 9B, con casi un 90% de grafito. En el extremo opuesto se situa el 9H con sólo un 41% de grafito, un 53% de arcilla y el resto de cera. Cuanto mayor es la dureza del lápiz, más fácilmente dibuja sobre el papel y más negro es el trazo. En cambio los lápices duros, apenas marcan el papel—lo arañan más bien—y su tono es más pálido y grisáceo.

Graduaciones de grafito utilizadas por las diferentes marcas

Derwent y Koh-I-noor disponen de las veinte graduaciones de dureza en sus lápices técnicos, Staedtler utiliza diecinueve en sus lápices Lumograph y Faber-Castell fabrica sus lápices Castell 9000 en dieciséis durezas de mina.

Últimas publicaciones en Lápices

  1. Lápices de colores Polychromos de Faber-Castell
  2. Castell 9000 ¿el mejor lápiz técnico y artístico del mundo?
  3. Lápices de grafito puro, ideales para sombrear

Página 1 / 1

Otras categorías