Atril de pintura

Atril de pintura

Caballetes de suelo para pintar sobre lienzo

A la hora de comprar un atril para pintura es aconsejable elegir un modelo solido y estable pero ligero, para facilitar su traslado. También se debe considerar la opción de comprar un caballete de sobremesa. La mayoría de caballetes de pintor están hechos de madera o de aluminio.

Los caballetes más baratos, aunque no los más resistentes, son los de madera de pino. De mejor calidad son los atriles de maderas duras (roble o haya) o los de aluminio (ligeros, resistentes, y en algunos casos, telescópicos).

Atriles plegables de madera de pino

El atril de pintura de madera de pino es ligero, fácil de transportar y muy barato. Casi todos estos caballetes de pintor tienen su pata trasera plegable, los mejores caballetes, además, tienen un herraje especial que permite regular la inclinación del atril.

Las medidas de estos atriles son de unos 50 cm de ancho y 170 cm de alto. Según el modelo son adecuados para sujetar lienzos de hasta 125 cm. Algunos caballetes incluyen un tope superior deslizante para la sujeción del lienzo, en otros casos dicha pieza es fija y no permite su ajuste.

Los caballetes para pintor de pino son ideales para iniciarse en la pintura acrílica, pinturas al óleo, acuarelas, etc. También son ideales para utilizar como elemento de decoración, por ejemplo, para la sujeción de pósters y carteles.

Casi todos los atriles de pintor de pino vienen al natural, son muy fáciles de decorar barnizándolos o pintándolos con un esmalte, barniz o laca para madera (se recomienda, aunque no es imprescindible, aplicar una imprimación para sellar el poro de la madera). En algunos casos, el fabricante también ofrece el atril pintado en color negro.

Caballete de pintura de roble

Aunque no son tan baratos como los atriles de pino, los caballetes de pintura de roble son extraordinariamente duraderos y resistentes. El roble es una especie de madera mucho más dura y resistente que la de pino. Además de una mayor resistencia a los arañazos también soporta mejor la humedad y es más resistente a los golpes.

Generalmente, los atriles de pintor de madera de roble se presentan en dos acabados: con madera lijada y aceitada o barnizada. La madera aceitada conserva el aspecto natural de la madera y sella el poro de la madera para evitar las manchas de pintura. El barnizado, aunque protege mejor, deja un acabado más satinado y menos estético (para algunas personas).

LQhj Caballetes Caballete de Arte Caballete de exhibición de Roble, Caballete de Arte de Soporte, Soporte de cartelera de boceto de boceto de 4.5 kg

Precio: consultar

Atril de pintura de haya

La madera de haya es otra de las más utilizadas para fabricar atriles de pintura. Su dureza, su estabilidad dimensional y su rigidez la hacen ideal para fabricar caballetes. Un caballete de pintura de haya es muy ligero, resistente y duradero.

Al igual que el resto de atriles, el caballete de haya se puede plegar fácilmente para guardarlo cuando no se necesite. Sirve para lienzos de hasta 120 cm, bastidores, acrílicos, óleos, acuarela, etc.

Artina - Caballete de Estudio Barcelona - Madera Altura MAX. Lienzo, 120 cm - Altura, 225 cm (Madera Maciza)

Precio: consultar

Caballetes de aluminio

Los caballetes de aluminio son ligeros y resistentes. Muchos de los modelos presentan una importante ventaja sobre los de madera: sus patas son telescópicas. Esto permite que el atril una vez plegado ocupe muy poco espacio. Son ideales para pintar en exteriores: es fácilmente tranportable en el coche. Suelen incluir una bolsa para su transporte.

Otra de las ventajas del atril de aluminio es su mayor resistencia a la humedad y la facilidad de limpieza.

¿Te ha sido útil la información? Comparte esta página:
Atril de pintura
Publicado en la categoría: Bellas Artes

Valoración: 5.0 sobre 5 (1 voto(s))
Valora este artículo

Otras categorías