Papel milimetrado: ¿para qué se utiliza?

El papel milimetrado es un tipo especial de papel cuadriculado cuya cuadrícula tiene sólo un milimetro de lado. En muchas ocasiones las lineas de este papel establecen un patrón en el que se puede observar cuadrículas adicionales. Se recurre para ello a la impresión de algunas líneas con mayor grosor que otras.

Como ejemplo en el papel milimetrado de la fotografía se puede apreciar una cuadrícula auxiliar de cinco milímetros de lado y otra más con diez milimetros. El papel milimetrado suele tener el fondo de color blanco y las líneas que forman la pauta cuadriculada de algun color en tono suave.

Las líneas que marcan los múltiplos de cinco y de diez permiten contar los cuadraditos de forma muy cómoda.

Papel milimetrado

¿Para qué se utiliza el papel milimetrado?

El papel milimetrado se utiliza mucho en las clases de matemáticas para la representación gráfica de funciones o tablas de datos. Gracias a las cuadrículas auxiliares de cinco y diez milímetros trazar gráficos de barras o de líneas es relativamente sencillo.

Otro ejemplo fundamental de su uso es el dibujo de planos a escala. Para ello se elige una escala de reducción o de ampliación. Se establecle así a cuánto equivale cada cuadradito en la realidad.

Por ejemplo en una escala 1:10 (se lee "uno es a diez") cada milímetro en el plano equivale a un centímetro en la realidad. Para dibujar un cuadrilátero de un metro de lado en la realidad deberemos contar diez centímetros en el papel, es decir, cien milímetros. Aquí es donde resulta útil el patrón de múltiplos de diez.

¿Qué tipos de papel milimetrado existen?

Existen varios materiales de papelería en los que se utiliza papel milimetrado. Por ejemplo en los cuadernos y libretas escolares es bastante habitual encontrar alternativas con hojas milimetradas.

También se pueden comprar recambios de papel para carpetas de anillas con este estilo de rayado. Blocs de dibujo, láminas de papel vegetal y hojas sueltas son otros formatos en los que se emplea este patrón.

El uso de este papel ha decaido bastante tras la implantación de las aplicaciones CAD (diseño asistido por ordenador). En su dia tuvo una gran relevancia. Hoy se utiliza, sobretodo en el estudio de las matemáticas para elaborar gráficos y también para bocetar algunos esbozos rápidos a escala real.